jueves, 3 de abril de 2014

Cómo adaptar una receta de pan tradicional a nuestra panificadora

Existe una amplia variedad de máquinas para hacer pan. Las cococidas y cada vez más populares panificadoras eléctricas que podemos usar en nuestro hogar tienen diferentes tamaños, capacidades y precios.

En general, es posible adaptar una receta de pan tradicional a la panificadora, aunque no siempre se consigue el resultado exacto; sobre todo cuando el pan es característico por su forma. Es imposible que pretendas hacer una bagette en panificadora (salvo algunos modelos especiales que cuentan con el molde adecuado) o un mollete de Antequera (pan típico de Málaga reconocido y apreciado en toda España y parte del extranjero).

Otros tipos de panes serán más fáciles de hacer en nuestra panificadora y siempre nos gustará hacer un pan nuevo que no hemos probado antes, al ver una receta que nos resulte interesante.
horno tradicional



Cada panificadora es un mundo. No todas funcionan de la misma manera, aunque puedan resultar muy similares.
En primer lugar nos debemos familiarizar con nuestra máquina y comprobar cómo funciona con alguna receta que ya haya sido probada en a máquina. Los fabricantes suelen tener un equipo de panaderos que hacen pruebas hasta que consiguen que la receta quede perfecta en un modelo de panificadora concreto.

Por eso, debemos seguir las instrucciones que vengan en el manual de nuestra panificadora y atenernos a las cantidades indicadas y, muy importante!, seguir el orden en el que colocamos los ingredientes sólidos y líquidos.

Las panificadoras ahorran mucho tiempo y esfuerzo en la cocina; son fáciles de usar y no requieren un desembolso grande.

Cuando tengas un cierto dominio de tu máquina de hacer pan, podrás preparar tus propios ciclos de amasado, leudado y horneado y, por supuesto, adaptar las recetas de pan que quieras.



En las panificadoras es muy importante que la levadura, la sal y el azúcar no entren en contacto, ya que reaccionan entre sí y pueden dar al traste con nuestra receta.

pan de molde y panificadora


Una vez que tengas el dominio necesario sobre tu máquina, ya puedes ir pensando en adaptar recetas.

No siempre es fácil adaptar las recetas, y no existe una fórmula mágica.

Algunos consejos que te puedo dar:

  • Ten cuidado con las cantidades. hacer un pan rústico en un horno de leña no es lo mismo que hacerlo en la reducida cubeta de tu panificadora. Si los ingredientes exceden la capacidad, tendrás una desagradable experiencia al ver cómo la masa se desborda y se quema sobre la resistencia de la panificadora.
  • Mantén la proporción entre sólidos y líquidos de la receta. Tendrás que ir probando y ajustando hasta que consigas el resultado apetecido.
  • Mantén la levadura apartada del líquido antes de que empiece el ciclo de mezclado.
  • Tampoco dejes que se mezcle la levadura con la sal antes de tiempo. 
  • Considera los huevos, en caso de que la receta los incluya, como líquido.
  •  Comprueba la consistencia de la masa al inicio del ciclo de amasado.
    Si ves que a la máquina le cuesta trabajo amasar, añade un poco de agua; si se pega masa en las paredes, añade un poco de harina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada